martes, 9 de febrero de 2016

Ah, caray

Debra Paget does the cobra dance in Fritz Lang's "Tomb Of Love."
Posted by The Sound Gallery on miércoles, 20 de mayo de 2015


(CARAY, CARAY...)

domingo, 20 de septiembre de 2015

Una Nota Que Cae: Rodrigo González - No Tuvo Tiempo: La Hubanistoria...

Una nota que cae es el tipo de obra filantrópica que debería merecer el Nobel, si existiera uno para el blog hecho para la paz y la celebración de la vida. Juan Pedroza hace que los fans del rock mexicano seamos felices: punto. Merece nuestro agradecimiento perpetuo.



(¡OXOMAXOMA!)

miércoles, 1 de julio de 2015

Un poema de Andrew Motion y una contribución infame a mi vergüenza personal

Aunque ahora sabemos
que tu ropa nunca
hará falta, la guardamos
con llave en un baúl, arriba.

A veces me arrodillo allí,
tocándola, tratando de revivir
el tiempo en que tú la llevabas, de recordar
la verdadera forma del brazo y la muñeca.

Mis manos empujan hacia atrás
por mangas huecas e invisibles:
vacilan, después las cogen
y se elevan:

unas vacaciones verdes; un rojo bautizo;
todas tus vidas sin terminar,
destiñéndose por oscuros veranos,
entrando como polvo en mi cabeza.


viernes, 6 de febrero de 2015

He visto películas que no llegan ni a los talones de este video

Sobre todo, la edición, caray.
http://www.nfl.com/videos/nfl-films-sound-efx/0ap3000000469047/Super-Bowl-Sound-FX-Seattle-s-drive-ends-in-doom

(DAMN)

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Voy a dejar esto por aquí porque a veces es bonito simplemente dejar estas cosas por aquí




(¡SABOR!)

miércoles, 18 de junio de 2014

¿Multas por matar animales?

Un amigo pregunta en Facebook:

El Ayuntamiento de Zapopan multa con 10 mil pesos a mujer por maltrato animal y le cierra su negocio. ¿Un exceso esta fiebre a favor de animales?

La nota en cuestión es ésta. Yo digo que los que están sensacionales son los comentarios al final de la nota, pero eso es otro tema. El caso es que iba a contestar en la discusión de mi amigo y me extendí tanto que consideré ofensivo publicar mi comentariote y ya .

Como no considero ofensivo publicar esta ofensiva burrada en mi blog, la publico aquí.

Mis respuestas:

1. No me gusta que lo plantees como "fiebre" a favor de los animales: había un vacío legal en Jalisco y sus municipios; por supuesto, ahora mismo, cuando por fin hay reglamentos, contrastan con el pasado inmediato y parecen gigantescos. Cuando se hagan comunes ya no nos lo parecerán.

2. ¿Cómo se mide el monto de una sanción, una multa? Si el reglamento obligara a poner una multa de 9 mil pesos, ¿ya no parecería excesiva? ¿De ocho, de siete, de seis mil pesos...? ¿Un perro chihuahua vale lo mismo que un san bernardo? En muchos casos las multas se calculan con criterios muy transparentes y en otros, simplemente se copian sanciones que al legislador o al regidor le parecen equivalentes. A mí me parece una multa pequeñísima porque se trata de un atentado contra una vida; a otros les parece excesiva porque preferirían que hubiera una multa mayor contra los dueños de perros ruidosos. Son sanciones relativas; no hay consenso posible.

3. Ergo, todas las sanciones son polémicas y dependen, pues, de la posición del observador. A mucha gente le parece un exceso la multa por invadir un lugar para discapacitados (pero no tengan que andar con muletas ellas, ¿verdad?); a otra le parece un exceso la aplicable por conducir mientras se habla por teléfono (pero no los choquen a ellos, ¿verdad?); a otra, la propia por llevar cierta cantidad de mariguana (pero no sean vecinos de un pacheco, ¿verdad?). Creo que no debe perderse de vista que DEBE haber sanciones por actos como los de la nota y que no hay manera de calcular en dinero la vida de un perro, la de un pollo, la de una cucaracha o la de una ballena azul, de la misma manera que no hay forma de calcular el valor en dinero de una vida humana. Es exactamente lo mismo.

4. Cualquier sanción pecuniaria es apenas simbólica y se refiere SÓLO a la responsabilidad penal; regularmente la que nos importa es la responsabilidad civil. Por ejemplo, cuando alguien comete un asesinato, nos da igual que pague dinero si no pasa tiempo en la cárcel: eso es lo que nos da a entender que el Estado sanciona efectivamente el quebrantamiento de las leyes. La verdad es que la señora podría pagar 10 pesos, 10 mil o 10 millones, siempre y cuando le quede claro a los habitantes del municipio que está prohibido matar animales en esas condiciones.

5. Todo lo anterior para decir: ¿queremos sancionar la violencia contra animales de verdad? Cárcel. No hay de otra. Está muy estudiado que quien violenta animales está cerca de otros actos sociópatas. No hay manera de valorar la vida de un animal cualquiera en dinero; si consideramos que esa forma de violencia atenta contra la sociedad, entonces el castigo debe ser diferente. No es lo mismo matar a un animal que pasarse un semáforo en rojo, creo yo.

6. Perdón por extenderme.

(EJEM...)

miércoles, 4 de junio de 2014

PS Hoffman

Como todos sabemos, la felicidad es una cosa huidiza. Algunas personas, sin embargo, son incapaces de admitir ya no que nunca podrán controlarla, sino, siquiera, que pueden tocarla de vez en cuando.

PS Hoffman no estaba mejor armado que nadie contra la tristeza, si de verdad fue ésa su enemiga última. No sé si estaba enfermo; así le decimos, "estar enfermo", como quien tiene enfermedades "de verdad", de las que se diagnostican a tiempo y exigen un cierto tratamiento.

Si así era, igual que el resto de la humanidad "enferma" de tristeza, no podía hacer nada sino trabajar, como hace la gente de Al-Anon, por el día que le tocaba vivir. Es una lucha pesada y frustrante, porque a menudo termina en empate y, cuando gana uno, resulta sospechosa.

¿Qué habré hecho bien?, te preguntas. Y nada te convence de que quizá hayas logrado algo bueno. Algo bueno de verdad.

Hay personas así: incapaces de conformarse con lo que tienen no porque deseen más, sino porque desean dejar de desear, matar lo que hay adentro que las obliga a querer estar vivas. Hay gente que no quiere estar viva. Sin que eso signifique que quiera morirse. Hay gente que, simplemente, no soporta la felicidad de los otros porque sabe que es efímera y quiere advertirles: yo me he librado del engaño y sé que nada de eso perdura; no tengo nada mejor que ofrecerles, acá es todo peor de hecho, salvo ser libres de una mentira.

(AY)